21 de marzo de 2017

Sobre dos libros de la C.A.Z.

¿Despilfarramos salud?

Por Miguel González Hierro en la Crónica de Salamanca 

http://www.pepitas.net/sites/default/files/libros/primeras_paginas/9788415862499.pdf

Nada tan vigente... Seguir leyendo
 *

Caleidoscopio turístico:
La publicidad buena es la que genera curiosidad sobre el objeto ofertado

por Francisco Molina 21.03.2017 en La Opinión de Zamora

http://www.editoriallucina.es/articulo/manifiesto-de-la-comuna-antinacionalista-zamorana_59.html

La publicidad buena es la que genera, de entrada, curiosidad sobre el objeto ofertado. En este sentido ya hemos aportado, para fomentar el turismo, algunas ideas como el eslogan "Zamora: lo que te falta"; la inversión en conciertos de masas; sembrar el año de actividades atractivas, e incluso provocar el debate para resolver el problema de la falsa bandera de Zamora (la que tiene listas blancas).

Y en esa línea se citó últimamente, como una de las infinitas cosas que debe tener el Caleidoscopio del Turismo en Zamora, el usar como reclamo el Manifiesto de la Comuna Antinacionalista Zamorana (CAZ). En consecuencia se releyó, topándonos con la sorpresa de que puede dar más juego, incluso, del esperado. El Manifiesto de la CAZ (Editorial Lucina) es un opúsculo que escribió Agustín García Calvo en 1969 desde París. Ciudad a la que había acudido, tras haberle quitado su cátedra universitaria el Régimen del General Franco por encabezar (junto a Tierno Galván y López Aranguren) una manifestación estudiantil... Seguir leyendo
 

7 de marzo de 2017

Se nos ha ido Bebela

Desde aquí nuestro adios a Isabelita

SIT TIBI TERRA LEVIS

*

Yo sé de mí que moriré algún día:
si no lo supiera,
no moriría.

        Isabel Escudero Ríos.  
Coser y cantar
Foto de Pablo Sorozábal

*
Doña Isabel Escudero Ríos, in memoriam
por Alejandro Martín Escudero
Mar 10, 2017
Diario Judío

17 de enero de 2017

Del interés común del caso particular


***

¡No se declare a Hacienda! Hay otros amores


No se Le declare usted, niéguese a hacerLe su Declaración; o postérguela indefinidamente: para morir, siempre hay tiempo.

¿Por qué va a tener usted que declararse? ¿Será por eso que Ellos le pregonan de que "Hacienda somos todos?" Pues entienda V. lo que quieren decir con eso: que quieren decir dos cosas, o la misma del derechas y del revés.

Por un lado, quieren que Hacienda, esto es, el Estado, sea lo mismo que todos los ciudadanos sometidos al Estado: ésa es su ilusión, su aspiración eterna, sólo que más descarada en el Ideal Democrático Desarrollado: que el Dominio se confunda con los dominados, que la Mayoría, sumisa y bien contada, sea todos, y que el pueblo que moría bajo el Estado sea lo mismo que el Estado.

(Claro que, si es V. una Empresa, un Consorcio Bancario, una Agencia de Promoción, un Ente Televisivo, cualquier cosa, de ésas que no son siquiera cosas, entonces, pase V. la hoja, vaya a buscar las de Finanzas, Opas y Fusiones, que es donde tiene V. su sitio, ya que Capital, Privado y Hacienda del Estado son lo mismo, y este contra anuncio no reza para usted. Pero, si es V. un tipo corriente, que va con sus ajetreos y hasta trapicheos sacando algo de acá y de allá y tratando de que le saquen algo menos, en fin, que cuenta V. el dinero por cifras de no más de 7 ceros, entonces sí, entonces siga V. leyendo: para V. vale que no, que el Estado no es todos ni la Hacienda lo mismo que los sebos de sus víctimas)... Seguir leyendo

10 de enero de 2017

En los dominios de Lucina



Lucina era, en la mitología romana, la diosa encargada de presidir el alumbramiento de los niños, así como de ofrecer asistencia a las mujeres durante los partos. El propio nombre desvela con tanta nitidez sus pormenores etimológicos que casi resulta ocioso advertir que a la deidad se la llamó así por ser «la que trae los niños a la luz». Normalmente se la representaba con un niño recién nacido en el regazo y una flor en la mano derecha, aunque en múltiples ocasiones la iconografía también la muestra portando una copa y una lanza. Se le rendía culto con guirnaldas y coronas florales, y existe un asteroide, el 146, que lleva su nombre.

No es el único recuerdo explícito de la vieja diosa. En la zamorana Rúa de los Notarios, un caserón de porte nobiliario exhibe su nombre en una pequeña placa junto al portalón de entrada, bajo el dibujo de una mariquita. Es un lugar que pasa inadvertido y en el que, de hecho, no suelen reparar los forasteros. Nada en el exterior indica que esa casa la adquirió Agustín García Calvo a finales de la década de 1980, que en ella reside su familia y que allí se encuentra la Editorial Lucina, que con heroicidad y coherencia camina hacia sus cuatro décadas de vida sin dejar de mantenerse fiel al propósito que la inspiró: servir de cauce a la ingente obra que dejó tras de sí su promotor y mantener la vigencia de un legado que, de tan apabullante, resulta casi inabarcable... Seguir leyendo